2,8 millones de discapacitados en Venezuela se encuentran en estado de vulnerabilidad

Nacionales

Según el Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad (CONAPDIS), hay casi 3 millones de personas con discapacidad en el país, lo que representa un 10% de la población. Todos ellos están en condiciones de gran vulnerabilidad.

El pasado 3 de diciembre se conmemoró el «Día Internacional de las Personas con Discapacidad», pero no basta un día para recordar y promover los derechos de las personas con discapacidad, que suman el 15% de la población mundial.

Jesús Zurita, presidente de la fundación Educando Valores, aseguró que en Venezuela, a pesar de que la Asamblea Nacional está trabajando a favor de la comunidad, queda un largo camino por recorrer y lamentó que las políticas del Gobierno sean populistas y de control social.

Zurita nació en Delta Amacuro hace 40 años, y desde muy temprano fue diagnosticado con parálisis cerebral infantil que comprometió sus extremidades. Gracias a la persistencia de sus padres y luego de varias operaciones, hoy puede caminar y hablar perfectamente.

Se graduó de licenciado en Trabajo Social, especializado en Derechos Humanos, y tiene un diplomado en personas con discapacidad. En una entrevista concedida al medio El Cooperante, habló de los 30 años de la «Declaración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad» por la Asamblea General de la ONU.

También le puede interesar leer: «Daniel Pulvett, el venezolano con discapacidad visual que logró convertirse en Gran Maestro de Ajedrez»

Detalló: «Fue en 1992 mediante la resolución 47/3, cuando se fijó esta fecha con el objetivo de promover y defender los derechos y el bienestar de las personas con discapacidades en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo. Así como concienciar sobre su situación en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural».

Preocupado, agregó: «Con frecuencia somos objeto de estigmatización y discriminación. Seguimos siendo la minoría más marginada del mundo, y por supuesto, eso no es diferente en Venezuela, porque en nuestro país los avances han sido lentos y utilizados como herramienta política».

Resaltó que fue en 2007 cuando, finalmente, se dictó una «Ley Ordinaria para las Personas con Discapacidad», pero el instrumento no dejó claras las políticas públicas de atención integral ni los medios de protección, y no existe un reglamento que garantice los derechos.

De hecho, según Zurita, instituciones como el CONAPDIS y la Misión José Gregorio Hernández, «vienen concentrado sus esfuerzos en lo que podemos describir como una política asistencialista y populista que sólo da ayudas técnicas como bolsas de alimentos y un bono en bolívares equivalente a 4 dólares, a través del Sistema Patria. Esto no garantiza el respeto a la dignidad humana, la equiparación de oportunidades, ni mucho menos, la satisfacción de las necesidades básicas de la persona y la familia. Por el contrario, en muchos casos estos instrumentos se han convertido en mecanismos de control social y manipulación política».

También le puede interesar leer: «¿Cuáles son las barreras que enfrentan las personas con discapacidad en Venezuela para acceder a la protección contra el COVID-19?»

El 30 de octubre, la Comisión Permanente de Desarrollo Social Integral de la AN chavista, terminó la consulta pública del «Proyecto de Ley para las Trabajadoras y Trabajadores con Discapacidad». Al respecto, el diputado Denis Soto explicó que la misma forma parte de las 10 leyes que complementan la «Ley Orgánica del Trabajo, las Trabajadoras y los Trabajadores» (LOTTT), con el fin «beneficiar, proteger y hacer respetar los derechos de los venezolanos».

No obstante, Zurita puntualizó que no es sólo una tarea del Estado, sino que las organizaciones y empresas, tanto del sector público como privado, deben garantizar la incorporación, el acceso y la integración laboral, en condiciones de igualdad, de las personas con discapacidad al medio laboral.

Para finalizar, solicitó: «Debemos contar con garantías, no de un salario mínimo, sino digno, que permita atender nuestras necesidades básicas. Deben dejar de correr la arruga y asumir el deber y la obligación. No solo se trata del 5%, eso no basta. Hay que generar condiciones para que cuidadores y cuidadoras sean reconocidos como trabajadores y ser dignamente remunerados».

Fuentes: elcooperante.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.