Los traumas durante la infancia triplican el riesgo de trastorno mental

Salud

Una investigación reveló que sufrir situaciones traumatizantes durante la niñez puede causar daños a nivel cerebral y secuelas físicas, pero también tiene consecuencias psicológicas en forma de diversos trastornos.

A esta conclusión llegó un trabajo de metaanálisis llevado a cabo por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas de Barcelona, España, que ha utilizado los datos de más de 90.000 personas.

El estudio, publicado en la revista «European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience», es la primero en su tipo que analiza la relación entre los traumas psicológicos y las patologías mentales, apegándose al transdiagnóstico y el estudio de la biografía de los pacientes afectados por patologías mentales.

La investigación revisó los catorce metaanálisis publicados hasta el momento en revistas especializadas sobre el tema y es la primera vez que se toma en cuenta todo el abanico de trastornos mentales reconocidos.

Los estudios analizados reúnen más de 93.000 casos en total. Benedikt Amann, investigador del Grupo de Salud Mental del IMIM-Hospital del Mar y del CIBER de Salud Mental, puntualizó: «Es la evidencia más sólida hasta la fecha de que el trauma psicológico realmente es un factor de riesgo para sufrir más adelante un trastorno mental».

También le puede interesar leer: «Depresión: ¿cómo detectar las señales de este devastador trastorno?»

De acuerdo a los autores del trabajo, los traumas más frecuentes en la infancia son el abuso físico, emocional y sexual, además de la negligencia emocional o física y el acoso escolar.

En cuanto al abuso emocional, es el trauma que más se asocia a la ansiedad, pero también encontraron relación entre los traumas infantiles y la psicosis, el trastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno bipolar.

Respecto al trastorno límite de personalidad, el riesgo se eleva hasta quince veces cuando la persona ha sufrido un trauma durante la niñez. Los investigadores también asociaron los traumas en edad adulta con un riesgo cuatro veces mayor de trastorno mental.

Bridget Hogg, psicóloga e investigadora del IMIM-Hospital del Mar, manifestó que es necesario un abordaje de los pacientes tomando en cuenta no sólo los factores físicos, sino también su historia personal.

También le puede interesar leer: «En Venezuela aumentó 112% el riesgo de suicidio de menores durante el último año»

Hogg señaló: «Hay que acompañar al paciente a su biografía, revisar realmente lo que le ha pasado. Ahora preguntamos qué no funciona, pero no qué ha pasado en su vida, porque para ello es necesario abrir temas potencialmente dolorosos, y se evita».

El análisis, que tuvo la colaboración del Hospital Clínicas de Porto Alegre, Brasil y el Clínic de Barcelona, también resaltó hecho de que otros traumas, como las muertes violentas, catástrofes o abusos familiares, pueden generar en las personas cambios estructurales y funcionales en el cerebro que dejan vía libre a los trastornos mentales futuros.

Igualmente, las personas con patologías que han sufrido traumas, presentan un peor curso de la enfermedad mental, según Amann, que hizo una recomendación: «Tratar el trauma psicológico en nuestros pacientes actuando en los ámbitos político y social para invertir más en prevención».

Además de «ayudar a las familias en la educación e instaurar programas para evitar casos de acoso escolar, que es un factor de riesgo muy importante para sufrir un trastorno mental, tanto por quien lo recibe como por quien lo ejerce».

Fuentes: 800noticias.com