Las comidas ultraprocesadas pueden ser tan adictivas como el cigarrillo

Salud

Los alimentos altamente procesados pueden afectar la forma en que nos sentimos y causar cambios en el cerebro similares a los asociados a la nicotina durante muchos años.

Un estudio realizado en la Universidad de Michigan y el Virgina Tech, utilizando los criterios establecidos en 1988 sobre el efecto adictivo del tabaco, descubrió que los alimentos ultraprocesados pueden desencadenar una dependencia de niveles semejantes.

La investigación surgió de la preocupación manifestada por los expertos de la salud respecto a las dietas poco saludables caracterizadas por ingerir alimentos ricos en carbohidratos refinados, grasas, sal y azúcar añadidos.

Para el estudio tomaron los criterios empleados por The Surgeon General de Estados Unidos en 1988, que determinó que el tabaco era adictivo, y lo aplicó a ese tipo de alimentos. De esta manera, pudieron establecer que pueden ser igualmente adictivos, explicó Ashley Gearhardt, autora principal y profesora asociada de psicología de la Universidad de Michigan.

La experta, quien trabajó junto a Alexandra DiFeliceantonio, profesora asistente del Instituto de Investigación Biomédica Fralin en Virginia Tech, consideró que el potencial adictivo de alimentos de consumo masivo como las papas fritas, el helado y los cereales azucarados, por ejemplo, es un factor que incrementa los costos de los servicios de salud.

También le puede interesar leer: «¿Quieres vivir 100 años? Esta es la dieta que debes seguir según un estudio reciente»

El informe, publicado en la última edición de Addiction, incluye una serie de pautas que demuestran las cualidades adictivas de esas comidas comparadas con el tabaco:

    • Provocan el consumo compulsivo cuando las personas no pueden dejar de fumar o reducir el consumo de esos alimentos, a pesar del riesgo de enfermedades potencialmente mortales como las enfermedades cardíacas y la diabetes.
    • Pueden modificar la forma en que nos sentimos y causar cambios en el cerebro de una magnitud similar a la nicotina.
    • Son extremadamente reforzantes.
    • Desencadenan antojos.

Los alimentos ultraprocesados contienen grandes cantidades de conservantes, saborizantes, y edulcorantes no naturales. Esas sustancias proporcionan un sabor delicioso para la mayoría de las personas, pero también los saturan de grasa, azúcar o sal, lo que incrementa la posibilidad de sufrir obesidad y otras enfermedades crónicas.

Para DiFeliceantonio, «la capacidad de los alimentos altamente procesados para entregar rápidamente dosis anormalmente altas de carbohidratos refinados y grasas parece clave para su potencial adictivo».

Gearhardt agregó que «los alimentos altamente procesados contienen sustancias complejas que no se pueden simplificar en un solo agente químico que actúa a través de un mecanismo central específico. Lo mismo puede decirse de los productos de tabaco industrial, que contienen miles de sustancias químicas, incluida la nicotina».

También le puede interesar leer: «¿Es cierto que los que consumen más sal viven menos?»

Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine siguió a unas 74.000 personas entre 30 y 75 años durante más de 20 años. Analizaron sus dietas y estilo de vida y registraron los cambios de lo que comían. Los investigadores aplicaron sistemas de puntuación, como el índice alternativo de alimentación saludable, que fue creado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

El índice concede puntajes bajos a los alimentos poco saludables y puntajes altos a los más sanos. Entre los que recibieron puntajes altos tenemos las frutas, verduras, nueces, frijoles, granos integrales y alimentos ricos en grasas no saturadas y ácidos grasos Omega-3, como el pescado, el aceite de oliva y los aguacates.

Los alimentos que recibieron puntajes bajos fueron las carnes rojas y procesadas y los alimentos con alto contenido de sodio y azúcares, como bebidas azucaradas, pizza, papas fritas y demás comida chatarra.

Mientras más alimentos nutritivos y menos comida chatarra consumían las personas, más altas eran las puntuaciones otorgadas a su dieta. Los investigadores hallaron que las personas con puntajes consistentemente altos tenían un 14% menos de probabilidades de morir por cualquier causa durante la duración del estudio en comparación con las personas que tenían puntuaciones deficientes de forma constante.

Fuentes: lapatilla.com