¿Qué era Conferry, la naviera que Chávez condenó al naufragio?

Nacionales

Sus ferrys, junto con los de otras empresas margariteñas, otorgaron un impulso económico, turístico y social de gran significación para el desarrollo de la isla y la entidad, antes de caer en manos del régimen.

En 1970, Consolidada de Ferrys C.A. fue fundada por Rafael «Fucho» Tovar y otros accionistas. La motivación de los involucrados era impulsar el crecimiento de la economía insular, garantizando una comunicación fluida entre la isla y tierra firme. Así nació la Naviera Nueva Esparta, que luego cambió de accionistas y de nombre para convertirse en Conferry.

Según lo señala el artículo de Prodavinci «Conferry: un emprendimiento que transformó a la isla de Margarita», publicado el 14 de septiembre de 2009, sólo en 2008 la compañía transportó más de tres millones de personas, casi quinientos mil vehículos particulares y más de cien mil gandolas entre Margarita y el continente. De hecho, Conferry era la principal proveedora del servicio de transporte marítimo entre Puerto La Cruz y las islas de Margarita y Coche.

También le puede interesar leer: «El socialismo chavista mató al Museo de Arte Contemporáneo de Venezuela»

Fueron muchas las embarcaciones de la flota de Naviera Nueva Esparta y Conferry al servicio de los venezolanos: El Margariteño, Colón, Angostura, Caroní y Cordillera, entre las primeras. La segunda generación contaba con el Santa Margarita, Santa Ana, María Guevara, el Aldonza Manrique, Santa Margarita II, el Luisa Cáceres de Arismendi, Isla de Coche e Isla de Cubagua. Mariño, Concepción, Cacica Isabel, La Goleta, el Virgen del Valle, el Petronila Mata y el Doña Juana llegaron en la tercera ola y, por último, los Margarita Express I y II (más avanzados y modernos), el HSC Carmen Ernestina y el HSC Lilia Concepción.

El 26 de septiembre de 2011, con la excusa de supuestas denuncias sobre retrasos y sobreprecio en los pasajes, Conferry fue expropiada por el entonces presidente Hugo Chávez. Al día siguiente, se publicó en la Gaceta Oficial número 39.766, Decreto 8.486, la decisión presidencial. Desde entonces, la naviera es responsabilidad de la administración de la estatal Bolivariana de Puertos (Bolipuertos).

Los funcionarios rojitos acabaron con la flota de Conferry. Por ejemplo, en 2016, el Carmen Ernestina se hundió en el terminal de Puerto La Cruz y el Buque Tallink 5, que estaba paralizado desde 2017 en el muelle de Guanta, fue el segundo de los ferrys, de la empresa manejada por Bolipuertos, en hundirse.

También le puede interesar leer: «Teatro Teresa Carreño, Tesoro Arquitectónico y Cultural de Venezuela que se niega a desaparecer»

Según la reseña de El Universal, los trabajadores afirmaron que el hundimiento se produjo por falta de mantenimiento e inversión. Una fotografía, que se viralizó en las redes sociales, mostraba al Tallink 5 con media estructura dentro del mar, sin embargo, para nostalgia (o rabia) de muchos aún podía leerse el nombre de la que fuera una empresa pujante: Conferry.

El 4 de septiembre de 2017, Roigar López, presidente de Conferry, había señalado que la empresa, ahora denominada «La nueva Conferry», tenía graves problemas de embarcaciones inactivas y responsabilizó al que fuera ministro del Poder Popular para Transporte Acuático y Aéreo, Hebert García Plaza: «Entre los barcos que están en venta hay buques comprados hace cuatro años, conocemos ese lamentable caso de corrupción del prófugo de la justicia Hebert García Plaza, que compró un barco que está inservible (San Francisco de Asís) y el Virgen de Coromoto que está en buen estado, pero su mantenimiento es elevado”.

Desgraciadamente, la expropiación de Conferry acabó con la conectividad fluida entre Nueva Esparta y el resto del país, hecho que se suma a la larga lista de fracasos de la dictadura chavista, con las lógicas secuelas económicas que afectan a la ciudadanía.

Redacción: Sebastián Yáñez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *