Semana negra en Venezuela: el dólar aplastó al bolívar socialista

Nacionales

El bolívar perdió la semana pasada un quinto de su valor respecto a la divisa estadounidense, caída que encendió las alarmas en un país devastado por la inflación.

La tasa oficial del BCV se incrementó de 6,18 bolívares por dólar el día lunes 22 de agosto a 7,85 bolívares el viernes siguiente, con la moneda nacional depreciándose un 21,07%.

En contraste, la cotización del dólar paralelo, que se usa como referencia desde que existe el control de cambio impuesto en 2003, el jueves rompió la barrera de los 9 bolívares por dólar, aunque cedió tras una «intervención cambiaria», es decir, las inyecciones de divisas que el Banco Central del Estado viene realizando para contener las tasas.

Las constantes inyecciones de dólares a la banca han mantenido cierta estabilidad en las tasas de cambio durante los últimos meses, sobre todo luego de que el bolívar se devaluara 76% en 2021 y más del 95% anualmente, entre 2018 y 2020.

También le puede interesar leer: «El bolívar se desploma nuevamente: se ha devaluado un 25% ante el dólar»

El aumento inclemente de precios se había desacelerado en una economía en la que el dólar comenzó a circular libremente tras 15 años de estricto control, aunque Venezuela sigue padeciendo una de las inflaciones más altas del mundo.

De hecho, la inflación del primer semestre del presente año se ubicó en 48,4%, según cifras del Banco Central de Venezuela. Claro que había sido de 130.000% en 2018, 9.585% en 2019, 3.000% en 2020 y 686% en 2021.

Por esta razón, el repunte del dólar genera un justificado nerviosismo y pone nuevamente a los venezolanos a buscar formas de proteger sus escasos ahorros, lo que a su vez eleva la demanda de divisas.

Al respecto, Henkel García, director de la firma financiera Albusdata, declaró: «Estuvimos expuestos a un fenómeno muy hostil, la hiperinflación, y cuando vemos esto que está pasando se enciende una alarma. Se había ganado algo de terreno (…) ese poco avance se perdió».

Según José Manuel Puente, profesor del IESA (Instituto de Estudios Superiores de Administración), el fenómeno es una profecía autocumplida: «Compro dólares porque (el bolívar) se va a devaluar y se devalúa porque compro dólares».

Por su parte, Maduro dijo el jueves: «Hay quienes pretenden perturbar la recuperación económica y vuelven a sacar el expediente del dólar paralelo».

También le puede interesar leer: «¿Por qué Maduro se niega a publicar las cifras económicas?»

También habló de una «alza ficticia» del dólar y la Superintendencia para la Defensa de Derechos Socioeconómicos, la temible SUNDDE, procedió a cerrar comercios en Caracas y otras ciudades por no apegarse a la tasa del BCV para calcular precios.

En cuanto a las causas inmediatas, los especialistas difieren. El Estado pagó por fin algunos compromisos laborales vencidos, tras las insistentes protestas de los trabajadores públicos, pero lo hizo con la emisión de bolívares y, al mismo tiempo, redujo la oferta de dólares. También modificó el sistema de asignación de divisas a la banca, usando subastas para sustituir las cuotas directas.

La base monetaria (masa de bolívares en circulación y en las reservas del BCV) aumentó 36,2% la semana pasada. Los expertos consideran que, con tasas amarradas «artificialmente», se produce una «sobrevaluación» del bolívar que podría volver insostenible el tipo de cambio.

Sin revelar montos, el Banco Central ha reconocido 40 intervenciones este año. De acuerdo a Puente, esto ha sido posible gracias a un «cañonazo de petrodólares» derivados del aumento en los precios del crudo por la guerra en Ucrania, a pesar de la crisis del sector petrolero venezolano, que redujo su producción a unos 700.000 barriles diarios.

Redacción: Alicia Salazar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *