Venezuela, ¿cementerio de jefes guerrilleros?

Nacionales

A pesar de que la dictadura chavista se llene la boca hablando de soberanía, lo cierto es que ha entregado grandes extensiones de Venezuela a los más sangrientos grupos irregulares de Colombia. Esto explica la presencia de jefes guerrilleros de alto rango, alguno de los cuales contaban con protección por parte del régimen. Sin embargo, ya son varios quienes, huyendo de la justicia colombiana, se esconden en la desjusticia chavista, aunque esto no les salve la vida.

En el último año, han sido asesinados por lo menos cuatro cabecillas de las FARC que se habían escondido en Venezuela. Dos de ellos fueron eliminados en el Apure y otros dos en el estado Zulia, ambos estados fronterizos con Colombia.

Tres de estos delincuentes abatidos eran integrantes de la Segunda Marquetalia, narco-organización denunciada por sus alianzas con el régimen chavista. De este grupo ya han sido dados de baja Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias «Jesús Santrich», Hernán Darío Velásquez, alias «El Paisa» y Henry Castellanos Garzón, alias «Romaña».

La Segunda Marquetalia, bajo el control de Iván Márquez, se ha enfrentado con cada vez mayor frecuencia con el Frente 10 de las FARC disidentes a cargo de Miguel Botache Santillana, alias «Gentil Duarte» de quien, se sospecha, falleció recientemente en el Zulia.

También le puede interesar leer: «De nada sirve la protección de Maduro: muere otro líder de las FARC en Venezuela»

Haciendo un cronograma de bajas, tenemos que «Jesús Santrich» fue asesinado el 17 de mayo del año pasado, en el municipio Rosario de Perijá, del estado Zulia. La ubicación del lugar de su muerte fue compartida por las disidencias de las FARC, quienes asumieron el asesinato.

Para ese momento, Santrich fungía como cabecilla de la Segunda Marquetalia. Era solicitado por la justicia colombiana por terrorismo y secuestro extorsivo. Además, tenía pendiente una orden de extradición solicitada por una corte de Estados Unidos por narcotráfico.

Otro de los jefes guerrilleros muertos en territorio venezolano es Hernán Darío Velásquez, alias «El Paisa». Este fue eliminado en el estado Apure, cerca de la frontera con Arauca y Vichada, durante una emboscada con armas de fuego y explosivos.

«El Paisa» fue parte de las negociaciones de paz que las FARC mantuvieron con el gobierno colombiano en 2016. Dos años después volvió a las armas para integrarse a la Segunda Merquetalia. Dirigía las fuerzas especiales de las FARC y se le señala como el responsable de las operaciones más famosas y sangrientas en los últimos cincuenta años en Colombia.

El tercero de la lista es «Romaña», uno de los guerrilleros más violentos y creador de la despreciable «pesca milagrosa», un tipo de secuestro indiscriminado contra la población civil. Fue miembro de las FARC desde los 80 y murió en el estado Apure en diciembre de 2021, según se cree, en los mismos enfrentamientos que acabaron con la vida de «El Paisa». Se asegura que ambos fallecieron en un operativo de «Gentil Duarte» por el control de las rutas para el tráfico de drogas.

También le puede interesar leer: «Cazarrecompensas detrás de los narcoterroristas en Venezuela»

El último de los jefes guerrilleros muertos es, precisamente, el acusado de eliminar a los anteriores: «Gentil Duarte». Este criminal llegó a ser al más influyente entre los jefes de las FARC disidentes. Fue miembro de la organización narcoterrorista por más de 40 años, llegando a ser uno de sus comandantes a finales de los 90.

Como jefe de las FARC, estuvo en la negociación de la Habana en el proceso de paz con el gobierno de Colombia, algo que no duró mucho tiempo. Regresó pronto a las armas, dando inicio a una escalada criminal que lo llevó a ser uno de los hombres más buscados de Colombia, con un precio por su captura de 2.000 millones de pesos, aproximadamente medio millón de dólares.

Llegó a acumular nueve órdenes de captura por terrorismo, narcotráfico, concierto para delinquir, extorsión, secuestro y homicidio. La inteligencia colombiana asegura que fue eliminado el 4 de mayo en la población de Casigua del Cubo, en el estado Zulia, a consecuencia de un ataque con explosivos.

Es interesante recalcar que todos estos jefes de las guerrillas murieron en territorio de Venezuela sin que se haya demostrado la participación de las fuerzas colombianas en sus muertes. Esto parece demostrar que existe una guerra interna entre las guerrillas, las desprestigiadas FANB y grupos de cazadores de recompensas quienes, según se dice, serían los autores intelectuales de estas muertes.

Redacción: Luis González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *