Fiscal de la CPI asegura que su investigación será independiente e imparcial

Internacionales
Entre otras cosas, el fiscal Khan explicó por qué es necesaria una oficina de la CPI en Venezuela y cuáles son los compromisos del organismo con la investigación abierta contra el gobierno.

Karim Khan, fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), explicó que el objetivo de una oficina en Caracas es cubrir a la necesidad de «entender la cultura, el contexto y las historias» en Venezuela, de modo que se pueda «separar la propaganda de la verdad, separar la verdad de la ficción».

Khan aseguró, además, que el organismo continúa adelante con la investigación abierta al gobierno venezolano por crímenes de lesa humanidad: «Cumpliremos con nuestro mandato de forma independiente e imparcial».

Mientras consideró como una «buena noticia» que la administración de Nicolás Maduro se muestre abierta a colaborar con las investigaciones, el funcionario dijo que seguirán recolectando evidencia relacionada con el caso.

También le puede interesar leer: «¿Estará la oficina de la CPI en Venezuela a la altura del reto?»

Al respecto, añadió: «Acordamos trabajar dándole asistencia y consejos técnicos a Venezuela para que ellos puedan llegar a la altura (judicial). Nosotros seguiremos recogiendo evidencia para cumplir con nuestro mandato y, por otro lado, trabajamos con Venezuela, cosa que es importante y es algo que yo he promovido».

Acerca de la oficina que la CPI instalará en Caracas, Karim Khan señaló que el acuerdo, establecido en las conversaciones, incluye las «visas con múltiples entradas» al país. Esto, con el fin de mantener el diálogo y el trabajo en conjunto con otros organismos internacionales, como la oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos.

El fiscal resaltó el compromiso de la CPI de cumplir con su trabajo, respetando al mismo tiempo lo que las personas tienen que decir: «Tenemos que conocer a la gente, hablar, escuchar, aprender. Ser lo suficientemente humildes para entender que no tenemos el monopolio del conocimiento».

También le puede interesar leer: «La «reforma judicial»: mentiras rojitas para engañar a la CPI»

Igualmente, expresó que a las naciones hay que otorgarles una «oportunidad de buena fe» para que logren cambiar su arquitectura legal: «He dicho que si un país intenta ponerse en el nivel que debe para cumplir con sus obligaciones del Estatuto de Roma, yo me retiro. Pero eso no es un favor, no es un regalo, es una obligación que tengo. No me voy a quedar aferrado a un caso o a una situación si veo que el país está haciendo un esfuerzo genuino».

En relación a la inquietud que existe sobre la «extrema confianza» en los funcionarios del régimen de Maduro, aclaró que actuará «en buena fe con cualquier individuo» y que «Venezuela es miembro del estatuto de Roma. La última vez que fui también me encontré con la sociedad civil y otros actores».

Finalmente, Khan fue tranquilizador: «Uno no puede ser ingenuo, pero uno tampoco puede sospechar innecesariamente, porque entonces no estás siendo imparcial. Tenemos experiencia, ninguno de nosotros nació ayer, sabemos cuál es nuestro trabajo».

Redacción: Alicia Salazar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *