¿Cuáles Son Los Efectos Secundarios De Saltarse El Desayuno Y Practicar El Ayuno Intermitente?

Salud

Saltarse el desayuno o someterse a ayunos intermitentes se han vuelto prácticas comunes. Aunque faltan estudios concluyentes, sí se comprobaron algunos efectos secundarios.

El desayuno ha sido objeto de estudio por parte de la comunidad científica desde hace décadas, tal vez por su fama de ser la comida más importante del día. Ginger Hultin, reconocida experta y autora de varias investigaciones sobre la alimentación, confirmó que algunos estudios han concluido que saltarse el desayuno se asocia con sobrepeso y obesidad, ya que puede ocasionar la ingesta excesiva de comida en otros momentos del día afectando significativamente al organismo.

Otros estudios expusieron que saltarse el desayuno se relacionaba con un aumento de riesgo de sufrir diabetes tipo 2 y que un desayuno nutritivo y balanceado podía prevenir esta enfermedad. Incluyo asociaron la omisión de esta comida con mayores probabilidades de sufrir depresión y estrés. Desde el punto de vista nutricional, no desayunar puede ser imprudente para la salud, ya que se priva al organismo de nutrientes como calcio, vitamina D, ácido fólico y hierro que no pueden ser compensados el resto del día.

Por su parte, el ayuno intermitente es un término que la gente usa para describir patrones de alimentación que incluyen períodos regulares de ayuno en los que se consumen muy pocas calorías o ninguna.

Sobre esta práctica los estudios suelen ser contradictorios. Por ejemplo, en 2019, se comprobó que el ayuno intermitente puede ayudar a perder peso durante dos meses, aunque aumenta el colesterol malo LDL. También, según algunos investigadores, puede mejorar la salud metabólica de quienes padecen de obesidad o diabetes, además de disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer, ya que supuestamente el cuerpo pasa a quemar grasa como si se tratara de combustible para el organismo, mejorando los niveles de azúcar en sangre y presión arterial.

Si está interesado en probar el ayuno intermitente, probablemente deba saber que tiene efectos secundarios, como los descritos a continuación.

Dolores de cabeza y mareos

Los dolores de cabeza son un efecto secundario común del ayuno intermitente. Los investigadores han descubierto que los “dolores de cabeza en ayunas” suelen localizarse en la región frontal del cerebro y que el dolor suele ser de intensidad leve o moderada. También han sugerido que los niveles bajos de azúcar en sangre y la abstinencia de cafeína pueden contribuir a los dolores de cabeza durante el ayuno intermitente.

Problemas digestivos

Los problemas digestivos, como estreñimiento, diarrea, náuseas e hinchazón, son síntomas que puede experimentar si realiza un ayuno intermitente. La reducción en la ingesta de alimentos que viene junto con algunos regímenes de ayuno intermitente puede afectar negativamente su digestión, causando estreñimiento y otros efectos secundarios.

Irritabilidad y otros cambios de humor

Algunas personas pueden experimentar irritabilidad y otros trastornos del estado de ánimo cuando practican el ayuno intermitente. Los niveles bajos de azúcar en sangre o hipoglucemia durante períodos de restricción calórica pueden provocar irritabilidad, ansiedad y falta de concentración.

Fatiga y poca energía

El nivel bajo de azúcar en sangre relacionado con el ayuno intermitente puede hacer que se sienta cansado y débil. Además, el ayuno intermitente puede provocar alteraciones del sueño en algunas personas, lo que puede provocar cansancio durante el día.

Sin embargo, algunos estudios muestran que el ayuno intermitente en realidad puede reducir la fatiga, especialmente a medida que su cuerpo se adapta a los períodos regulares de ayuno.

Mal aliento

El mal aliento es un efecto secundario desagradable que puede ocurrir en algunas personas durante el ayuno intermitente. Esto se debe a la falta de flujo salival y al aumento de acetona en la respiración. El ayuno hace que su cuerpo use grasa como combustible. La acetona es un subproducto del metabolismo de las grasas, por lo que aumenta en la sangre y el aliento durante el ayuno.

Deshidratación

Durante los primeros días de ayuno, el cuerpo libera grandes cantidades de agua y sal en la orina. Este proceso se conoce como diuresis natural. Si esto le sucede y no reemplaza los líquidos y electrolitos que perdió, podría deshidratarse.

Para mantenerse adecuadamente hidratado, beba agua durante todo el día y controle el color de su orina. Una orina de color oscuro puede indicar que está deshidratado.

Desnutrición

Si no se hace correctamente, el ayuno intermitente puede provocar desnutrición. Si no planifica o practica su programa de ayuno con cuidado durante un período prolongado o si restringe deliberadamente las calorías a un nivel extremo, es posible que experimente desnutrición junto con otras complicaciones de salud. Por eso es fundamental llevar una dieta nutritiva y equilibrada mientras se practica el ayuno intermitente.

¿Quién debe evitar el ayuno intermitente?

Aunque el ayuno intermitente puede ser una opción para algunas personas, no es apropiado ni seguro para otras. Algunas personas pueden correr el riesgo de sufrir efectos secundarios peligrosos. Los profesionales de la salud generalmente aconsejan que las siguientes personas eviten el ayuno intermitente:

  • Mujeres embarazadas o que están amamantando.
  • Niños pequeños y adolescentes.
  • Adultos mayores que experimentan debilidad.
  • Personas con inmunodeficiencias.
  • Personas con trastornos alimenticios actuales o pasados.
  • Personas con demencia.
  • Aquellos con antecedentes de lesión cerebral traumática.

Además, si experimenta efectos secundarios prolongados al practicar el ayuno intermitente, esto puede ser una señal de que no está funcionando para su cuerpo. Hay muchas otras cosas que puede hacer por su salud que no implican dejar de comer. Siga una dieta equilibrada y nutritiva, duerma bien, realice actividad física con regularidad y controle el estrés; estos factores son mucho más importantes para promover la salud en general.

Redacción: Lis Parra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *